viernes, 22 de mayo de 2009

Recuerdos


Que bonito es recordar, echar la vista atrás y pensar en aquellos seres queridos que han hecho tanto por nosotros. La emoción, las lágrimas derramadas a causa de la añoranza, es un regalo que podemos hacer a esas personas (que están en el otro lado del rio) desde lo mas profundo de nuestro corazón. Tan duro y sensible a la vez, triste y alegre...me encanta verte llorar por en esa persona que hizo tanto por todos, echando de menos lo importante que fué su presencia.
Sólo pido que al final del tunel pueda tener el ansiado reencuentro.

3 comentarios:

  1. Precioso, simplemente precioso.

    Saludos linda!

    ResponderEliminar
  2. Emanado desde una gran sensibilidad... no me atrevo a decir más.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar