miércoles, 30 de diciembre de 2009

Sucesos

La confusión hace que ambos vean las cosas de forma diferente, no está nada claro. Los pequeños filósofos divagan sobre los hechos poniendo sobre todo mente, pero sólo eso. Ante todo, las máquinas pienso que se están oxidando..., esto terminará por romper la polea que sostiene el contacto entre ambos cuerpos incandescentes.
Hechos que caminan sobre la cuerda que une el bien y el mal, pasando factura, cara factura. Posiblemente la cuerda se rompa y formemos parte del pasado, de lo meramente carnal y al fin y al cabo del olvido, el gran eterno....


Esto suele pasar cuando salgo a la calle y dejo el corazón en casa...

3 comentarios:

  1. Me preguntaba al leerte si al final sólo somos equilibristas...

    Me encantó Conchi.

    Un besazo.

    ResponderEliminar