martes, 12 de enero de 2010

Se acerca el mal.

La flor que se marchitó y quedó podrida, por fín está renaciendo entre las malas hierbas. Éstas se lo impiden claro, es su puta función. La pequeña flor sensible se tiene que enfrentar al viento, a la lluvia, a la piedra, a sus contrincantes, y por su puesto a su propia persona, el más fiel enemigo.

Tienes mucho trabajo, demasiado. Hay que ser fuerte, vienen malos momentos...

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada